Equipo humano

Odontología conservadora

Obturación, empaste y reconstrucción dental

La caries dental es una de origen bacteriano que causa la desmineralización y la destrucción de los tejidos duros de los dientes ( esmalte , dentina y cemento ), produciendo un "agujero" o cavidad que puede doler con los cambios de temperatura y al masticar. Cuando la caries es todavía incipiente no suele doler y es el mejor momento para empastar la zona o reconstruirla.

Dependiendo de la extensión de la caries distinguimos entre empaste u obturación y reconstrucción. Si la caries ha afectado a poco tejido dentario realizaríamos el empaste y si la caries ha destruido una parte del diente o la muela más extensa realizaríamos una reconstrucción.

El índice de caries está relacionado con el tipo de saliva, el consumo de azúcares y el incorrecto cepillado.


 

Los niños y la caries

Aconsejamos que los niños visiten al dentista desde los tres años anualmente de forma rutinaria para controlar su nivel de higiene, dieta, su tipo de saliva y su producción de caries, ya que los dientes de leche son los antecesores de los definitivos y cuidarlos de forma adecuada prevendrá futuros problemas en los dientes definitivos.


La única forma de prevención de caries es la visita al odontólogo, y si éste lo considera necesario, la fluoración dental. La fluoración dental es un tratamiento preventivo de la caries, es indoloro y totalmente seguro para el niño.


El flúor refuerza el esmalte dental, haciendo al diente menos susceptible a los ácidos de la saliva y de los azúcares que favorecen la caries dental.