Equipo humano

Nuestro anestesista da su opinión personal

Es una técnica administrada por especialistas en anestesiología que permite ofrecer el máximo confort a los pacientes que van a ser sometidos a una técnica quirúrgica dolorosa, molesta o estresante. El empleo de sedación, además de mejorar el confort del paciente, aumente la seguridad y eficacia de la técnica quirúrgica, pues proporciona un óptimo control de la respuesta neuro endocrina del organismo ante el estrés y el daño tisular, estando indicada en pacientes con trastornos endocrinos y cardiovasculares o con patología respiratoria, así como en pacientes ansiosos o polimedicados.

La sedación tiene cuatro niveles de profundidad, que van desde el paciente tranquilo y colaborador hasta el paciente arreactivo a estímulos sonoros o táctiles e incluso al dolor.

El anestesista decide qué nivel es el más seguro y adecuado para cada paciente en cada tipo de intervención, según las necesidades del enfermo, pudiendo moverse cómodamente entre niveles diferentes en respuesta a los distintas fases de la cirugía.

La sedación consciente se ha mostrado más segura si se administra a través de una vía venosa periférica, que es la práctica habitual.